Actividades recreativas para los más pequeños

El tiempo pasa y los niños crecen muy rápido, por esto es importante aprovechar cada momento con ellos y llevar a cabo actividades que estimulen su imaginación y destreza; esto además aporta en su desarrollo, aumenta su autoestima, favorece los vínculos afectivos y mejora la comunicación familiar.

Probablemente los días de los padres de familia estén llenos de pendientes, estrés y agendas apretadas; sin embargo es necesario organizarnos y esforzarnos para generar actividades que generen ese vínculo con ellos. No se necesita que estas sean complejas, hay que tener presente que lo importante no es la cantidad, sino la calidad del tiempo que pasemos con nuestros hijos.

Por esa razón, queremos presentarte algunas sencillas ideas, para jugar con los pequeños del hogar, mismas con las que te aseguramos que tú también te divertirás.

Carrera de sacos

Si tienes un jardín amplio, puedes aprovecharlo para jugar al aire libre. Consigue bolsas grandes de basura o de tela y con pintura marca una línea de meta. Para hacerlo más divertido y agregarle dificultad, puedes colocarle obstáculos.

Foto de Pinterest

¡A pintar!

Consigue pinturas témperas lavables y no tóxicas de diferentes colores, disuélvelas en agua y carga las pistolas de juguete de tus hijos. Coloca una manta o cartulina en alguna superficie plana, disparen todos al mismo tiempo y hagan una obra de arte  digna de enmarcar.

Twister gigante

Pinta en una manta círculos con los cuatro colores favoritos de tus hijos, elabora una ruleta casera con ayuda de un pedazo de cartón para lograr una réplica personalizada y a gran escala de aquel juego que todos amábamos. ¡Activen juntos su coordinación y destreza física en el césped y pasen una tarde diferente!

Guerra de globos con agua

Compra globos de colores, llénalos con agua y colócalos en cubetas, pónganse los trajes de baño y comiencen a arrojarlos en el jardín. Indudablemente no hay nada mejor que una guerra de globos con agua para combatir aquellos días de calor.

 

Foto de Implika Información

¡En sus marcas, listos y resbalen!

Aunque esta puede ser una idea más elaborada que las anteriores, te aseguramos que valdrá la pena y todos, además de divertirse se refrescarán.

Construye una resbaladilla húmeda o Slip n´Slide con una lona, fíjala al pasto y deslícense de un lado a otro impulsándose en agua mezclada con shampoo.

¿Qué necesitas?

  • Nylon o lona grande de aproximadamente 5 mts. de largo. Asegúrate de que sea lo bastante gruesa para evitar que se hagan agujeros cuando se deslicen.
  • Tubo flotadores o fideos de espuma. (Esas gomas que se utilizan para aprender a nadar)
  • Estacas para jardín, que puedes conseguir en ferreterías.
  • Shampoo o líquido lava trastes.
  • Manguera para que corra agua constantemente.
  • Un jardín amplio y liso, sin piedras y sin objetos que puedan lastimar.

Pasos de construcción:

  • Coloca la lona en el pasto y procura que tenga una forma rectangular para conseguir deslizarse fácilmente.
  • Asegura la lona con las estacas de jardín clavándolas con tus manos y colocando una distancia considerable entre ellas.
  • Con ayuda de las estacas, fija los tubos flotadores a los bordes alrededor de la lona para tener mayor seguridad.
  • Vierte el shampoo o el líquido lava trastes sobre el tobogán y deja la manguera abierta al principio del tobogán para que el agua corra constantemente.

 

Foto de Awesome Jelly

Esperamos que estas ideas te gusten y ayuden como inspiración para disfrutar con tus pequeños en familia y dejar salir a ese niño interior que todos llevamos dentro.

 

Autor entrada: comocomprar

Somos un grupo de expertos en el sector de bienes raíces, realizando estudios para ofrecer los mejores consejos al momento de tomar una gran decisión como es la de invertir en tu patrimonio, invertir en un hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *